lunes, 6 de junio de 2011

Yo NO me culpo.

Culparme es tan absurdo como querer retroceder y tener un año de nuevo para impedir lo que me empezó a ocurrir desde esa edad hasta muchísimos años después. Tener un año de nuevo es imposible; de la misma forma, culparse también es absurdo.


¿Qué puedo pedir de una niña? ¿Le puedo exigir a una niña que tenga la conciencia que tengo actualmente, que tuviera el valor que tengo actualmente, que tuviera el coraje que tengo ahora, que tuviera el conocimiento que tengo ahora? Es imposible. Los niños son irracionales. No saben qué hacer, cómo hacer, nada. Ellos desconocen este mundo de maldad y crueldad, este mundo que no protegen a esos pequeños seres que nacen con buenas intenciones. Por eso los adultos deben protegerlos.

Ella, yo, era una niña como los demás. No fue mi culpa. Sucedió y ningún adulto me ayudó. Tampoco es culpa de los adultos ¿cómo iban a saberlo si yo no dije nada? Y aunque lo hubiera dicho a alguno, ¿le podía exigir que me ayudara? Era su responsabilidad pero, ¿merece la pena culpar a esa persona? Sólo me perjudicaría a mí. A esa persona le da exactamente igual pues, de no ser así, hubiera hecho algo ¿Y cómo iba a decirlo si estaba asustada? El único culpable es esa persona, que se aprovechó de la inocencia de una niña rubia con tirabuzones de ojos azules. Pero no puedo perder el tiempo señalándolo como un culpable. Ya sabemos quién fue el culpable ¿Es suficiente no? ¿Por qué seguir martirizándome? ¿Merece la pena? No, no la merece. Él lo hizo, y lo hizo sabiendo lo que hacía. Nos guste o no admitirlo. Lo sabían. Nosotros éramos quienes no lo sabíamos. Ellos sí ¿Pero merece la pena seguir culpándolos? No, no la merece. Culparme sólo me perjudica a mí.

Yo no tuve la culpa; nadie tuvo la culpa. Sucedió. No quiero perder el tiempo buscando un culpable. Y ahora, quiero vivir y superarlo todo.



Esta soy yo, este es mi mundo, ésto me ha pasado. Ahora no quiero ser esa, no quiero ese mundo y quiero superar ese suceso. Quiero ser la verdadera, la que debería haber sido, quiero tener mi mundo, saber que pertenezco a algún mundo, y quiero olvidar todo lo que pasó en mi infancia una vez enfrentado el problema.



Yo NO me culpo.


Publicado por C.A.S.


Y volver a ser una niña pero siendo lo que soy ahora, una mujer....





6 comentarios:

  1. Hola C.A.S, que bien haces en no culparte, porque tu eres INOCENTE, eras INOCENTE. Espero que hayas encontrado tu sitio en este mundo tan duro. Te mando todo mi cariño y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ninguna culpa cariño, no podías de niña contar, denunciar.
    Me alegra, puedas encontrar ese caminito que te lleve a esa persona que eres, besitos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Ninguna culpa así es cielo,NO SOMOS CULPABLES,un beso.

    ResponderEliminar
  4. Toda la razón del mundo, no vale la pena buscar culpables porque no los hay, el único culpable es la persona que te hizo eso, pero guardar rencor sólo nos encadena al pasado. Ánimo, se puede dejar atrás :)

    ResponderEliminar
  5. Es verdad, no somos culpables y no debemos sentir vergüenza, sino ellos. Pero creo que en mi caso sí hay otro culpable, alguien con el poder de cambiar las cosas que simplemente prefirió vivir en negación para guardar las apariencias, si esa persona hubiera guardado silencio para proteger su integridad física por estar amenazada y amedrentada lo entendería... yo también me paralizo por el miedo, pero ella lo hizo para conservar su estatus social, para no pasar vergüenza "pública" (de eso no tengo ninguna duda)... eso está mal. Aun me falta trabajar un poco esto del enojo, pero estaré bien, sé que solo es una fase.
    Tus palabras son alentadoras :)

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Es muy cierto lo que dices el unico culpable fue el abusador. Uno siendo un ser inocente no puede ser el culpable, por más que los demas lo quieran culpar a uno. Yo en mi caso si culpo aun a mi madre, no quisiera tener ningun contacto con ella siento que me hace mas mal que bien, se que esto no es bueno pero aun no puedo romper con eso que siente mi corazón hacia ella, desprecio.
    Te dejo un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar